Archive for the ‘ético cívica’ Tag

Educación para la ciudadanía: cuidado con el SIDA

A. ¿QUÉ ES EL SIDA?1. ¿Qué es el sida? El sida (en inglés aids) es una enfermedad producida por un virus. SIDA significa Síndrome de InmunoDeficiencia Adquirida. El virus se le ha llamado VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana).

2. ¿Qué es un virus? Un virus es una molécula de ácido nucleico envuelta en proteínas. Su actividad suele ser así: entran en una célula, la obligan a reproducir el virus, y se expelen al exterior, repitiéndose el proceso. Puede hablarse de dos clases de virus:

  • Los virus normales constituidos por una molécula de dna. Siguen el flujo normal de información: dna-rna-proteínas.
  • Los retrovirus, formados por una molécula de rna. Al entrar en la célula se convierte en dna para luego seguir el flujo normal. El vih se incluye entre estos virus.

3. Características del virus del sida.-

  • Como los demás retrovirus no se sabe cómo erradicarlos del cuerpo invadido, sobre todo porque infectan órganos y tejidos del sistema linfático, genital y nervioso.
  • El virus del sida infecta también el cerebro con dos consecuencias: desórdenes de pensamiento, y el sistema inmunitario no es capaz de localizarlo allí.
  • Es un virus terrible a largo plazo, pero su actividad es lenta y para que se contagie es necesaria cierta cantidad de virus.
  • Las células favoritas del vih son los linfocitos T muy importantes en el sistema inmunitario. Por esto el sida destruye poco a poco las defensas del cuerpo humano.
  • La concentración del vih es elevada únicamente en la sangre, semen y secreción vaginal, que son lugares con abundantes linfocitos. por esto el sistema de contagio del sida es muy peculiar.

B. ¿CÓMO SE PROPAGA EL SIDA?

1. ¿Cómo no se trasmite el sida? El sida no se trasmite por el aire, ni el agua, ni objetos, ni animales, ni moscas, ni mosquitos (no sobrevive en la saliva del mosquito).

2. ¿Cómo se trasmite el sida? Hay tres modos:

  • Parenteral (inyecciones): es el caso de las transfusiones de sangre y el uso de jeringas contaminadas. Hoy día la sangre de las tranfusiones está muy controlada.
  • Pre y perinatal (de madre a hijo): Actualmente hay modos de evitar este contagio.
  • Sexual. Es el modo principal de transmisión del sida. Basta el simple contacto entre dos mucosas genitales, pues allí siempre hay linfocitos. El sexo con varias personas es lo que propaga la enfermedad.

3. ¿Proceso de la enfermedad del sida?.-

  • Tras el contagio, el virus empieza su actividad en las células y se activan las defensas produciéndose anticuerpos. Esta producción se llama seroconversión, y por esto al contagiado se le dice seropositivo. Suelen pasar tres meses desde el contagio hasta que se detecta.
  • Al principio el virus se propaga lentamente. Luego llega un momento crítico en que avanza con rapidez. El cuerpo pierde entonces sus defensas y algunas infecciones pueden causarle la muerte.
  • En el 30% de los casos llega la demencia, pues el sida ataca también al cerebro.

4. La epidemia del sida.- Desde 1982 hasta 2000 han muerto de sida 22 millones de personas (el 75% en África). En el año 2000 viven 36 millones con sida (70% en África). Como los muertos son personas entre 15 y 50 años de edad, se producen problemas de orfandaz. Es algo serio.C. ¿CÓMO PREVENIR EL SIDA?

1. La solución eficaz frente al sida.- Como las transfusiones de sangre están ya muy aseguradas, puede decirse que el sida se adquiere únicamente por vía sexual. Por tanto, los matrimonios fieles tienen certeza de no contagiarse. Y la medida eficaz para detener esta epidemia es no usar el sexo con cualquiera.

2. El engaño mortal La medida que suele proponerse ante el sida es usar preservativo. Esto es un grave error, por dos motivos:

  • El preservativo usado como anticonceptivo funciona más o menos bien, aunque con un 15% de fracasos. Pero ante el sida su protección empeora. Tengamos en cuenta que el virus del sida es 500 veces más pequeño que un espermatozoide y traspasa fácilmente el preservativo. Lo mismo sucede con la sífilis, la gonorrea, el papiloma, etc. Con preservativo se contagian en el 50% de los casos.
  • Al recomendar el preservativo, se está fomentando el sexo con unos y otros, y esto es precisamente lo que extiende la epidemia.

Es tremendo. Ante el sida, el libertinaje sexual es como dispararse con un revólver de 6 agujeros con cinco balas. El mismo vagabundeo sexual con preservativo equivale a dispararse ese revólver con dos balas. Si se hace a menudo, el contagio llega.3. ¿Si el preservativo fuera 100% eficaz, sería correcto? Sería eficaz ante el contagio del sida, pero continúa siendo incorrecto moralmente. Esto es otro tema pero oigamos unos motivos:

  • Disminuye la dignidad de la sexualidad humana que con preservativo se reduce a ser algo que produce placeres.
  • El preservativo disminuye la dignidad de las personas por el mismo motivo: ofrecen su intimidad y no ganan paternidad sino sólo paceres.
  • El preservativo falsea la entrega mutua, que se convierte en egoísmo aceptado. La capacidad de amor disminuye.

4. Una aclaración.- No se contrae el sida por homosexulidad, aunque los estudios demuestren que la mayoría de los homosexuales tienen SIDA, sino por la promiscuidad sexual, con diferentes personas, hasta toparse con alguien contagiado. Contagiado aunque aún no lo conozca, pues este virus tarda meses en manifestarse.

Anuncios

Machismo y actitudes sexistas: ideas claritas en primer lugar

A. IDEAS GENERALES
1. ¿Qué es el machismo? Se llama machismo al conjunto de actitudes y comportamientos que rebajan injustamente la dignidad de la mujer en comparación con el varón. (Hablamos aquí del machismo pernicioso y rechazable, no del machismo bromista, indiferente o chulesco que no tiene mayor importancia).2. ¿Injustamente? En este tema la justicia ocupa un papel importante: si un comportamiento es justo, no hay machismo. Hay circunstancias donde la mujer está más cualificada y sería machismo postergarla. En cambio, hay otros casos donde el varón está más dotado; es justo reconocerlo y no hay machismo sino realismo.

3. Ejemplos de actitudes machistas: Limitar o estorbar el acceso de la mujer a la universidad, a la cultura o a los puestos de dirección; intentar que la mujer piense, vista o se comporte como el varón; considerar a la mujer como objeto sexual para uso y gusto del varón… Estos comportamientos son injustos con la dignidad de la mujer y deben rechazarse.

4. Aclaraciones. En este enfrentamiento entre hombres y mujeres cabe equivocarse por exceso o por defecto. Para evitar estos errores conviene tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • No es bueno plantear el tema como lucha. Más bien se trata de conseguir entendimiento y colaboración: solidaridad. Se pretende que ambos mejoren, que se alegren con la dignidad del otro.
  • El feminismo o el machismo no es el valor absoluto y principal. Debe tener en cuenta otros aspectos, como la justicia, la caridad, la libertad de asociación…
  • El ideal no es la igualdad absoluta: no se trata de que las mujeres sean hombres, sino de que hombre y mujer gocen de la misma dignidad como personas.
  • El hombre y la mujer son distintos, y esas diferencias se deben respetar. Se trata de fomentar la igualdad en lo que son iguales, y la diferenciación en lo que son diferentes.

B. ACTITUDES CORRECTAS
Veamos unos ejemplos de buenos comportamientos explicando dónde defender la igualdad, dónde la diversidad, y qué exageraciones deben evitarse:5. En el trabajo y en la política
– Igualdad de derechos para optar a un puesto de trabajo o de gobierno.
– Diferenciación:
        . Deben regularse bien las ausencias por embarazo.
        . Hay puestos que las mujeres desempeñan mejor (amas de casa, enfermeras,…). Esas labores no se deben menospreciar, como tampoco son rechazables las tareas más propias de varones (cargador de muelle…).
– Aclaración: dentro de la libertad de contratación, una empresa puede fichar un predominio de varones sin ser machista: habría machismo si la mujer no dispusiera de otras empresas con puestos de trabajo igualmente cualificados. Tampoco hay machismo si se contrata a un varón por su mejor preparación profesional.

6. En la cultura (aspecto fundamental en estos temas).
– Igualdad de derechos para acceder a la cultura (escolarización, universidad,…).
– Diferenciación: libertad para seguir tendencias culturales distintas a las varoniles, como su atención por la moda. Esas inclinaciones no se deben menospreciar. (Tampoco es rechazable el interés del varón por el rugby).
– Aclaración: los colegios y universidades para varones no son machistas de por sí, sino que entran dentro de la libertad de asociación. Serían machistas si hubiera menosprecio, o si la mujer no dispusiera de instituciones similares donde acceder a la cultura.

7. En el sexo
– Igualdad de derechos a que su cuerpo -y su alma- sean respetados.
– Diferenciación: es distinto el modo de ejercitar y proteger ese respeto. Por ejemplo, la mujer debe cuidar más la modestia en el vestir.
– Aclaraciones:
        . La pornografía es claramente machista pues rebaja la dignidad de la persona convirtiéndola en objeto sexual.
        . Los atentados contra la maternidad (métodos anticonceptivos, aborto…) son perjudiciales para la mujer pues le privan de un don muy grande. Serán machistas si con ellos el hombre desprecia a la mujer utilizándola a su gusto.

8. En las relaciones hombre mujer
– Igualdad: Uno con una y una con uno. El amor mutuo debe ser exclusivo. El harén o los amantes rebajan la dignidad de la persona.
– Diferenciación: El modo de amarse es distinto. Por ejemplo, en general una rosa es más bien una muestra de amor hacia la mujer.
– Aclaraciones:
        . La poligamia es claramente machista.
        . El divorcio es perjudicial para la familia, pero sólo será machista en los casos similares a una poligamia por etapas. En la práctica las leyes de divorcio son machistas, pues la realidad ha mostrado que la mujer suele salir más perjudicada.

9. En el deporte
– Igualdad de derechos a la práctica deportiva.
– Diferenciación:
        . Es correcto que haya categorías distintas para el hombre y la mujer. Puede parecer una separación machista, pero no es machismo sino justo realismo: tienen diferente capacidad atlética.
        . Los vestuarios deben estar separados.
– Aclaración: Las asociaciones deportivas para hombres no son machistas de por sí, pues hay libertad de asociarse con quien se desee. Sólo serían machistas si las mujeres no pudieran disponer de otras similares, o si esa selección fuera unida al menosprecio.

¿Qué es discriminación?

En el texto siguiente se plantean algunas ideas rápidas sobre lo que es discriminación:

 1. ¿Somos todos iguales? En parte sí, en parte no. En cuanto personas humanas somos iguales. En cuanto a las cualidades somos diferentes.

2. Si dos cosas son diferentes, ¿qué trato es correcto? Si son distintas, es correcto tratarlas de modo diferente. El problema surge cuando son en parte iguales, en parte distintas. Entonces se debe hacer equilibrios tratando igual lo igual, y diferente lo diferente. Por ejemplo, un hombre sin conocimientos de Química no debe ser catedrático de esta asignatura, pero esto no afecta a su dignidad como persona.

3. ¿Cuándo hay discriminación? Hay discriminación si se hace distinción donde hay igualdad, y si esa diferenciación es injusta. No hay discriminación si se distingue lo que realmente es distinto. Tampoco hay discriminación si no se falta a la justicia.

4. Ejemplos donde hay discriminación.- Aquí hay diferencias en algunos aspectos, pero es injusto extender esas cualidades a otros casos.

  • La mujer es diferente del hombre, pero ambos son seres humanos con los derechos y deberes correspondientes. Si estos derechos fundamentales no se respetan, estamos ante una discriminación.
  • Un embrión humano es distinto a un niño y a un adulto, pero son personas humanas con todo lo que esto significa. Hay diferencias en deberes y capacidades, pero no debe haber discriminación en cuanto hombres.
  • Un enfermo es diferente a un hombre sano, y tendrá distinciones laborales, pues realmente cambia su capacidad de trabajo. Pero no son distintos en cuanto personas, y si no reciben un trato humano estamos ante una discriminación.

5. Ejemplos donde no hay discriminación.- Aquí hay diferencias reales, y es correcto distinguir:

  • La verdad no discrimina al error. Simplemente es lo verdadero. Y lo otro no. Son realmente distintos y es justo distinguirlos.
  • La bondad no discrimina a la maldad. Simplemente un acto es bueno y otro no lo es. Son realmente distintos y es correcto diferenciarlos.
  • Quien elige no discrimina. Simplemente elige. Solamente se discrimina si se crea o mantiene una injusticia.

6. ¿Ejemplo de elección justa? Cuando hay libertad de elección, es justo escoger arbitrariamente lo que se desee. Por ejemplo, quien se compra un coche elige el que quiere, sin que esto sea una discriminación para las demás marcas, aunque sean mejores.

7. ¿Cómo se origina una discriminación? Puede haber varios motivos. Tal vez una causa sea la exageración de un aspecto accidental. Ejemplos:

  • Discriminación racista: se exagera la importancia del color de la piel.
  • Discriminación nacionalista: se acentúa la importancia de haber nacido en un determinado lugar.
  • Discriminación cualitativa: entre un recién nacido y un embrión hay diferencias pero no tantas como para matarlo. Entre un enfermo y un sano hay distinciones pero no exageremos.

Empleo del tiempo en hombres y mujeres en España

Diferencias en el uso del tiempo entre los hombres y las mujeres en España.

  

      2001

Las drogas adelgazan y envejecen

El siguiente vídeo muestra los cambios de rostro a los que se llega por el consumo de drogas. Nos dicen que no pasa nada y que algunas son buenas. No debemos discriminar a ningún colectivo, ¿recuerdas?. Tu mismo.

Discriminación de la mujer: miss fea

El tema de la discriminación de la mujer está a la orden del día y hay que luchar contra ella según el manual del buen ciudadano. No seamos machistas, no seamos gente que discrimina y eliminimemos por completo a las mujeres feas del Planeta Tierra… 

Este es el resultado de MISS FEA 2004. Mira bien las fotos y comentarios y juzga por ti mismo si están o no acertados.

MISS ALBACETE

Albacete siempre ha sido cuna de bellísimas mujeres y esta ha sido la ganadora del certamen. ¿Cómo serían las demás?

 

MISS BADAJOZ

 

Nada que comentar. 

 

MISS VIZCAYA

El estravismo es una forma de belleza…

 

MISS BURGOS

¿O tendríamos que decir “Miss Morcilla de Burgos”? Bueno, bueno… ya se empiezan a notar los cambios en la lucha contra la discriminación… ¡Ahora los transexuales también pueden presentarse a Miss España¡

 

MISS CÁDIZ

Si esta chica fue elegida como representante de Cádiz… ¿como debían ser las damas de honor y las eliminadas para ejercer el cargo en dicha provincia?

 

MISS CUENCA

No le debió caer muy bien al peluquero el certamen… Por lo poco debe ser la hija de uno de los organizadores, porque menudo cardo borriquero!

 

MISS GUIPUZCOA

El certamen era de belleza, no de dentadura.

 

MISS HUELVA

El regreso de Los Teleñecos y… la cerdita Peggy!!!!!!!

 

MISS HUESCA

¿Hombre, mujer? Ya no discriminamos por esas categorías…

 

MISS LA RIOJA

Una pregunta… ¿alguien sabe cual es el mínimo de edad para participar en este concurso? Que alguien le prepare un buen vaso de colacao calentito y la meta en la cama antes de las 10 eh…

 

MISS LAS PALMAS

Hacia la perdición del concepto de lo que es un certamen de belleza…

 

MISS LEÓN

Conocida por ser la mamá de Miss La Rioja

 

MISS LLEIDA

Otra para el concurso de dentaduras y mordiscos

 

MISS MELILLA

Para ser la Dama de Honor de Miss España tiene más pinta de Miss Filipinas pero bueno…

 

MISS MURCIA

Las ojeras son de impresión, no existe maquillaje que arregle a esta pobre.

 

MISS PALENCIA

Prima hermana de Michael Jackson

 

MISS SEGOVIA

Esta chica no tiene desperdicio alguno, ¿verdad? ¿Qué le pasa en el ojo?

 

MISS TOLEDO

Atención a las cejas… ¿son pintadas con rotulador de punta gorda o es la hja ilegítima del británcio conocido como “Mr. Bean”?

 

MISS ZAMORA

Ya no nos quedan ni chistes ni comentarios para las candidatas transexuales…

Sexismo lingüístico y excesos de celo

SEXISMO es una palabra -y un concepto- relativamente nuevos. En las últimas décadas del siglo pasado irrumpió en nuestras vidas desde culturas externas que ya se habían planteado la revisión de ciertos desequilibrios ligados al sexo de las personas. La Academia define sexismo como “Atención preponderante al sexo en cualquier aspecto de la vida” y, en su segunda acepción, como “Discriminación de personas de un sexo por considerarlo inferior al otro”, y la 2ª edición del Diccionario de uso del español de María Moliner, como “Discriminación por motivo de sexo”. De modo que, a pesar de que, cuando hablamos de sexismo pensemos siempre en la mujer como sujeto paciente del mismo, podría y puede haber un sexismo que afecte al hombre.

Sin embargo, por mucho que las cosas hayan mejorado, en el mundo occidental todavía resulta inevitable ligar sexismo a la idea de discriminación de la mujer. Es simplemente el resultado de una historia de siglos basada en una construcción androcéntrica del mundo, que ahora está siendo sometida a revisión en distintos frentes. Porque, como es sabido, hay muchos tipos de sexismo: por ejemplo, el de los médicos que dan menos credibilidad a los síntomas de una mujer que a los de un hombre; el de los que actúan con violencia contra las personas del sexo contrario o el de quienes ningunean a alguien por razón de sexo.

Los que estudiamos la lengua nos preocupamos del sexismo lingüístico. Al principio, con las primeras reivindicaciones de los feministas -ellas y ellos-, se vivió una reacción en contra que las consideraba totalmente ajenas, excesivas e inapropiadas, incluso objeto de burla. Luego, pasada la perplejidad primera, muchas personas empezaron a mirar con otros ojos su propia forma de hablar y de escribir, y a veces descubrieron hasta qué punto están interiorizados unos usos inconscientes que parten de una cultura de por sí sexista. Ver el sexismo a través de la lengua es importante, porque el pensamiento influye en la lengua, pero, sin que parezca tan evidente, también la lengua influye en el pensamiento, lo que alimenta un círculo que sólo se puede romper desde las tribunas que difunden la lengua.

Hay que admitir que, a lo largo de los últimos treinta años, se ha avanzado en un profundo proceso de sensibilización que ha ido más allá que el superficial movimiento de lo políticamente correcto de los años noventa. A consolidar este proceso han contribuido feministas, profesores, periodistas, escritores, académicos, instituciones, y, sobre todo, hablantes. Como escribió ya hace años Álvaro García Meseguer, la lengua no es sexista, las lenguas no son sexistas en sí. En todo caso, lo son las sociedades que las hablan. Y el español es menos sexista que algunas de sus hermanas románicas, como el francés, que muestran una resistencia mayor a permitir la visibilidad de las mujeres y un gran apego a las normas menos flexibles. La suerte es que en estos momentos la sociedad está cambiando por dos caminos distintos: por un lado cambia a la fuerza, porque hoy resulta imparable y natural la presencia de la mujer en ámbitos nuevos, y, por otro, cambia gracias a la actitud de las mujeres, pero también -y esto hay que reconocerlo- de muchos hombres que han apoyado el reequilibrio de la lengua, después de haber recorrido el difícil camino de descubrir que, sin que lo supieran, la lengua por tradición los destaca siempre a ellos.

Sin hacer batalla de cuestiones como la del plural inclusivo, que oculta la presencia femenina, conviene tener en cuenta a la hora de escribir que hay ocasiones en las que se puede recurrir a la duplicación, no a la que nos hace sonreír en tiempos de ganar votos, cuando los femeninos inundan en paralelo los discursos políticos, sino a la más natural de Sebastián de Covarrubias, cuando, en su Tesoro de la lengua castellana o española, de 1616, para definir convento, escribía “En nuestra lengua castellana, vale la casa de religiosos o religiosas…”.

Los libros de estilo periodísticos han hecho una labor importante en el sentido de regular la forma de dar noticias sobre la mujer, pero todavía asistimos a desviaciones guiadas por la mejor voluntad, y ahí es donde habría que insistir. Pongamos el caso reciente del presidente italiano Silvio Berlusconi, que, en la tarde del 29 de septiembre, apareció en los medios congratulándose por la liberación de “le due ragazze”, Simona Torretta y Simona Pari, y su mensaje se repitió con la alegría de las buenas noticias, al tiempo que se referían a ellas también como “las dos Simonas”. Estas expresiones, que reflejaban una actitud paternalista que muchos periódicos corrigieron al día siguiente al hablar de las dos cooperantes italianas, resultan difíciles de imaginar si los liberados hubieran sido dos hombres jóvenes, a los que muy improbablemente hubieran llamado “los chicos” o “los dos Simones”. Es evidente que no hay segunda intención en ese discurso, como tampoco la habría en los locutores que retransmitían este verano las pruebas de los Juegos Olímpicos y que inspiraron a Forges, tan fino en lo lingüístico, la viñeta del 22 de agosto, titulada Agudeza escuchal, donde proponía “Averiguar en menos de 5 segundos si este “Comentarista olímpico” se va a referir a un equipo femenino como “las chicas”, “las niñas”, “las crías”, “las nenas”, “las muñecas”, etc.”.

Por otra parte, todavía la lengua vacila ante situaciones nuevas y a los hablantes les cuesta acostumbrarse a femeninos tan fáciles como médica; por eso en los pueblos españoles es tan frecuente encontrar doctora como femenino de médico. Es curioso que, en cambio, jueza, concejala, presidenta, que no hubieran sido necesarios desde el punto de vista gramatical, se hayan adoptado con rapidez y naturalidad, mostrando la fuerza de la analogía. ¿Por qué no médica? Pensar que es un femenino “ocupado” por la antigua costumbre de llamar así a la mujer del médico no parece suficiente, porque habría ocurrido lo mismo en los otros ejemplos. El rechazo de algunos nombres de oficio o de profesión muchas veces viene, para algunos femeninos que se podrían formar sin problema, de las propias mujeres, que prefieren en algunos casos tener un título en masculino, quizá como prueba de lo mucho que les ha costado alcanzarlo, y ponen en sus tarjetas ingeniero, arquitecto, cirujano o investigador científico. Es un resto de lo que Valentín García Yebra ha llamado machismo femenino. Con el paso del tiempo y la costumbre de que las mujeres desempeñen estas profesiones, los femeninos se impondrán. Entretanto, la lengua permite ciertas holguras que poco a poco se irán normalizando.

En este aspecto resulta importante la labor de la comisión NOMBRA (siglas de no omitas mujeres, busca representaciones adecuadas), que ha conseguido revisar, para el Diccionario académico, un modo de definir que parte de una inevitable óptica masculina que se ha ido superponiendo desde finales del siglo XVIII. La voluntad de intentarlo se expresa en el prólogo a la última edición del Diccionario, que ya ha hecho un esfuerzo en este sentido.

Y, mientras la sociedad cambia, porque cambia la realidad, no estará de más que sigan pendientes de esos cambios todas las personas sensibilizadas por mejorar la lengua.